domingo, 5 de febrero de 2017

China, Nanxum, 2016. Bonsai Without Borders. Encuentro Black Scissor.

Cuando me llegó la invitación de la organización, me dí cuenta que esa sensación de euforia no se repite, sin importar que ésta sería mi 3ra vez en China. Leer en el desarrollo de la info que estaban armando un súper evento de bonsái, con los 70 artistas más renombrados del mundo en la actualidad fue como gritar el gol del Turco Asad al Milán, aquella madrugada de diciembre.
Todo fue rápido, visado, pasajes, organizar el estudio, lista de regalos, todo menos el tener internet, que siempre fue relativamente fácil, no esta vez. Así, que tarde -pero seguro-, van las fotos de uno de los momentos más increíbles que el bonsái me regala. Amigos, conocidos, festejos, horas de charlas, miles de sonrisas, y bonsái. Para mi, el tipo que vive más lejos de todos, fue un gran honor poder participar, rodeado de los afectos latinos -Nacho Marin, German Arellano, Pedro J. Morales, Hugo Zamora Luna, Felipe Dallorto, Felipe González, Luis Hernández y la Gran Eloina del Río, Joel Morales Ramos y su grupo: los fundamentalista del shopping-, siempre es bueno encontrarnos en algún lugar, porque la complicidad es parte de la sangre, y donde estemos... estaremos en casa.
Gracias Su Fang, gracias Robert Steven, gracias a todo el grupo de colaboradores.
Gracias al bonsái :)





Apenas llegado, nos agrupamos como siempre, latinos con latinos. Junto con Luis Hernandez de Guatemala, Nacho Marín de Venezuela, Germán Arellano de Colombia, y el de gorrito: yo.

Y el placer de encontrarnos con viejos amigos, como Luigi Maggioni de Milán, Italia.

Y mi medio hermano Tony Tickle de Inglaterra, entre muchos otros de otros muchos países.

Nos llevaron de paseo a conocer una ciudad rodeada por agua, al estilo Venecia, pero en Nanxun, China.

Latinos tomando el control.

Apertura del encuentro, 70 artistas seleccionados por la organización, representando a todo el mundo.

Mr. Su Fang y su discurso de apertura.

Camino al sector de demostraciones.

El lugar era increíble, un escenario con dos niveles en el centro de un gran galpón, con tribunas alrededor. los 70 trabajando juntos. Germán y yo casi juntos, sólo con un artista separándonos :)

Pasabas por un bolillero, sacabas una pelotita que tenía un número, agarrabas tu cartelito con foto y nombre, y a buscar el árbol que te tocaba. Este de la foto, el mío.

El de Nacho Marín.

El de Hugo Zamora de México.

El de Tony.

El de Vaclav Slovac.

El de Mauro Stemberger. Fueron 7 horas de trabajo dividido en dos medios días. Esta foto de Mauro es del inicio del segundo día.

Todo el tiempo con música en vivo, con un DJ cubano.

La emoción de ver la bandera que me acompaña a donde voy, siempre.

Los trabajos en su término medio.

Terminando las zonas de madera.

Árboles de la muestra que había alrededor del escenario.

Árboles de la muestra que había alrededor del escenario.

Este pino blanco estaba afuera. 

Y mi trabajo final.

Este era el antes.

En la cena con baile :)

En el foro de discusión.

Yo presenté un ensayo sobre la estética del bonsái latinoamericano.

Más foro.

Y a la noche, baile de gala.





Entrega de premios.

Con Honney y Amy Liang.

Tres latinos, amigos, en taxi, en Shanghai.

Jardín Botánico de Shanghai, zona de Bonsái.

Jardín Botánico de Shanghai.

Botánico de Shanghai.

Últimos minutos antes de volverme a casa, con Hugo Zamora, y el frío del invierno chino. 

Y el video armado por Bonsai Empire de mi trabajo durante la demo :)

Muchas gracias :)

No hay comentarios: