""

sábado, 3 de octubre de 2009

Bonsái de culto

Puede que sea la crisis de los 40.

Debería estar caminando con Sandra a Luján, ella dice que se lo prometí a la Virgen, yo sé que se lo prometí a Sandra, pero como cambió la fecha del Bonsái Matsuri en el Jardín Japonés de Buenos Aires, tendré que volver a prometerle a San que el año que viene voy seguro. Es como sacar un crédito para pagar un crédito, te lo prometo amiga.
Y un poco escuchándola a ella hablar de promesas y devociones, fue que se me ocurrió cambiar los personajes bíblicos por nosotros los que hacemos bonsái (sin comparación alguna), y fue ella la que no tardó mucho en preguntarme... por qué me reía...
Tengo muy pocos kilómetros hechos en este nuevo mundo, y aunque espero poder andar bastante (por lo menos gastar la mitad de las suelas de Paco de Coŕdoba) es que no pude dejar de hacer este ejercicio mental, y volver a repasar las veces que escuché y ví los pedidos sagrados a los “dioses” del bonsái. ¿Hay necesidad?
Sentarse, escuchar la misa, ver cumplir con la ceremonia, y al final preguntar: ¿me dijiste que lo pode cuándo?
Tengo menos kilómetros en esto de dar talleres, y aquellos que se animaron saben que una de las cosas que más pido es: estudio, investigación. Esas preguntas que uno hace al aire y que muchas veces no se escucha al hacerlas tranquilamente pueden ser respondidas con un poco de “sentarse y leer”, dependiendo del lugar a dónde se quiera llegar, alguna vez se tiene que hacer una inversión en uno mismo. Es mejor. Mil millón veces mejor. Se incorpora el concepto de una manera propia y, en el caso de que haga falta, se puede discernir en el taller con otros, pero con la posibilidad de avanzar en una re pregunta. Y además no se endiosa al de la ceremonia.
Bonsái no es una cuestión de fe.
Es sentir, expresarse, sentirse bien, conectarse con la naturaleza.
Aunque entiendo que hay muchos milagros dando vuelta.

Personal Jesus
Posiblemente este mini ensayo no sirva de mucho para aquellos que se babean por un comentario de su “sensei” de turno, aquellos que en cualquier conversación responde con un “eeee a mi me enseñaron así” y cargan en su haber unos 15 años de podas y trasplantes. Pero tal vez, y sólo tal vez, este mini ensayo se gané alguna vez las propiedades de profecía y quien sabe...
Desde que escuché el concepto de Oyakata -que alguna vez hablé un poco más extenso con Liporace- y la necesidad de muchos de usar el título de “sensei” como usamos el “che” fue que empezó a incomodarme esto de los títulos. ¿Cuál es la necesidad del título? ¿Acaso esto no genera una distancia entre personas del mismo círculo? La verdad mucho mucho no me dice cuánto sabés, si la forma de contagiar, de incentivar. Despertar en el otro las ganas, no la pereza con la mano extendida con el pago preparado.
Esta cosa loca de “chapear” por cuenta propia y por valor agregado... mmmm no sé. Eso es más de secta. Las sectas siempren terminan mal.
Si al final estamos mano a mano con una planta. El vacío de la hoja blanca del artista plástico se repite en cada trabajo, y si bien muchas veces una palabra de aliento ayuda a hacer (o a no hacer) sirve para empezar.
En mi caso particular me gusta escuchar hablar a los que tienen formas diferentes de ver el bonsái. Me pasó en Puerto Rico, me pasa acá, en Argentina, y me pasa cada vez más. Me gusta escuchar, no tanto hablar (no es necesaria esa cara que estás poniendo, sé que cuando hablo me cuesta parar). Me gusta ayudar, trabajar con otros. Me gusta mucho que me ayuden. Entonces aparece el significado de Oyakata y el de Sensei, aparece la confianza, el ida y vuelta. Aparece la amistad.
Y todo lo que es repetir el ritual hasta que se dé el milagro cambia. Y otra vez la sensación del buen hacer, y sentirse pleno al verse las uñas con tierra. No hubo palabra santa, no fue un rayo divino ni una mirada celestial del “sensei”. Hubo un disfrute personal y una valoración de las condiciones de cada uno. Te pintó (como decimos en el barrio), y lo hiciste.

Muchas de estas cosas las descubrí cuando descubrí a Zezao.
Muchas de estas cosas las descubrí viendo hacer bonsái a mis hijas.

Todo bien con los Oyakatas. Todo bien con los Senseis.
Yo creo mucho más en la amistad.
Y mucha más también en la sinceridad.

video

Rezo por vos

.

11 comentarios:

kaly dijo...

no dejas de sorprenderme nunca!!!!

gracias por todo lo que das y lo que vas a dar!!!!

pd: amen


salu2

Pablo Filgueira dijo...

Sergio: Esto de comprometerse con la opinión destila honestidad intelectual. De ahí que se adhiera a eso de " se hace bonsai como se vive"
Yo te agradezco el compromiso, me siento menos solo...
Y me inspira, me motiva, me ayuda a encontrar energía para seguir con el viento en la espalda...
No me aflojes nene!! mirá que somos muchos los que , parecemos superautosuficientes..pero te necesitamos, ayudame a terminar la secundaria que quiero empezar a estudiar..
Pablo, tu alumno...si me aceptas.-

Anónimo dijo...

Debo estarme poniendo realmente viejo, porque.....vuelvo a escribir !!!!!!!,voy a tener que hablar conmigo, muy seriamente.
Si mal no recuerdo, el termino Sensei, es una formula de respeto que otorga alguien a alguien a quien considera que esta no por encima, sino mas avanzado en el Do, el camino. Es como un testimonio.
Oyakata en cambio creo que es un termino muy parecido en concepto pero mas familiar, mas intimo, personal. Pero tambien se otorga por respeto. No hay carrera de Sensei ni de Oyakata en ninguna universidad ni instituciones terciarias. Se gana.....o no. El respeto digo.
Hay otros dos terminos que tambien usan los japoneses para definir la relacion entre dos personas que hacen lo mismo y uno esta mas avanzado que el otro: Senpai y Kohai.
Senpai es el que va mas adelante y Kohai el que viene de atras ( lo explican en la peli esa de Sean Conery y Wesley Snipes, esa que se cagan a trompadas con un monton de ponjas yakuza).
Formas...grados...matices, de eso los tipos saben un paquete.Nosotros no. Pero esta claro que no se compra, se obtiene a partir de que el otro te lo de...de buen grado, por la fuerza no vale. Uno le dice Sensei a ciertas personas, tiene un Oyakata y puede tener varios Senpai.
Pero hay otra parte en esta historia: tanto el Sensei, como el Oyakata, como el Senpai SABEN que, al dar ellos a su alumno o Kohai, van a recibir SIEMPRE alguna enseñanza de ellos. Humildad, ida y vuelta, como quieran, pero no es una relacion unidireccional. NUNCA.
Asi que hay que bajarse de la burra, como decia Paco, el de Lucia.
Nadie sabe TODO, nadie sabe NADA.
Adhiero a lo que dice Sergio, a reunirse para el disfrute de hacer lo que nos gusta, a intercambiar conocimientos, preguntas, respuestas, experiencias. Al contacto humano bidireccional. O multi ( ya parece una orgia). Pero es asi. Se trata de HACER Bonsai, sentirlo, vivirlo. Andar el Do, el camino, que como dijo el paisano Serrat, se lo hace al andar, no se puede vivir la vida de otro.
Dejarse de joder con boludeces como titulos, placas en la pared del frente de la casa. Si sabes mas, das, si sabes menos, recibis. Pero sabiendo que siempre recibis, aun cuando sepas mas.
Decis por ahi de ver otras formas de hacer el Bonsai, para aprender, enriquecerte. Y es asi. El disenso no es una mala palabra, al contrario, es una palabra maravillosa, la llave del crecimiento intelectual. Oir otras opiniones, ver otras formas de hacer las cosas, pensar en ello, y despues quedarte con lo que tu cabeza te diga. TU cabeza.Pero claro, para eso hay que pensar, estudiar, trabajar. No estare pidiendo demasiado?
Sergio, aunque uno no tenga a nadie al lado no esta forzosamente solo. No estamos solos.....solos en la madrugada.( los mas pendejos no lo van a entender a esto).
Ahora me voy. Hasta el año que viene.Paco.

Tersio dijo...

Paco, si eres el Paco que pienso me encanto tu retorica, no te identificaba con una mente tan jugosa y evolucionada, te pido perdon por subestimarte.
La pelicula es "sol naciente" y en ella aparece otra gran enseñanza, si tienes a algo u alguien enjaulado y encerrardo no sabes si es tuyo o esta contigo, debes dejar la puerta abieta para que pueda salir, vaya y vuele, si vuelve es tuyo, si no , nunca lo fue.
Saludos y Gracias

Anónimo dijo...

DESPUES DE LEER LA PUBLICACION ME SURGE UNA PREGUNTITA: HAY UN NUEVO SANTO LLAMADO DRA O UNA VIRGEN LLAMADA SANDRA?

UN HUMILDE LECTOR

Anónimo dijo...

Después de leer la publicación, y los comentarios me surge una reflexión:

PARECE QUE EL CAMBIO YA NO SE PUEDE FRENAR Y EL CAMBIO VA TENIENDO NOMBRES Y APELLIDOS, PERO TAMBIEN SON MUCHO MAS VISIBLES LOS VIEJOS “MILAGROS“.

OTRO LECTOR QUE SI ENTENDIO QUE SANDRA ES UNA AMIGA DE SERGIO

Anónimo dijo...

Hey Pibe,

Tranqüilo,...

CSLQCS.

Anónimo dijo...

Zezao

Anónimo dijo...

Gracias!!!

Anónimo dijo...

Brujas???
No las creo,
Pero que las hay,
las hay!!!

GABRIEL dijo...

MUY BUENO LO QUE HACES CON LOS BONSAI, MUY BUENO TRANSMITIR LO QUE SABES... LOS COMENTARIOS EXCELENTES! Y EL VIDEO DE LA NEGRA TAMBIEN! GABRIEL VERON, MAQUINISTA SAVIO, ESCOBAR... CAPITAL NACIONAL DE LA FLOR! JA!