""

domingo, 13 de septiembre de 2009

CSLQCS -Seesloquesees-

Otra mañana fría, todavía me sonaban las palabras de mi hija Martina diciéndome por Skype que había llorado porque quería que volviera a casa. Y me volví a preguntar si valía la pena.

Yamadori fuera de programa, y al día siguiente el exámen final del segundo año. Otra vez la palabra profesional dando vueltas y la posibilidad de un Master en Milán. Zezao se paseaba por la habitación con la cara llena de espuma de afeitar, y yo que creo en Papá Noel.

Yamadori tour -sin banda soporte-
Creo que Salvatore lo había hablado al dueño de la posada para que pidiera permiso a unos vecinos -de la posada- para sacar alguno árboles que de tanto ir y venir hasta lo de Rock ya teníamos marcados, y permiso mediante salimos. Primero fue una casuarina después.... esas plantas... que se llaman... de la flora nativa... son como unas... alguién va asaber cómo se llaman.
Al final, junto a Daniel y Manhí nos fuimos para una quebrada llena de pinos ponderosa.


Belo Horizonte desde la posada (son aquellos edificios del fondo) la torre con forma de ovni es el Hard Rock Café, ainda no me llevaron.


Esto, de vacaciones en familia no te lo dejan hacer, avanzar, frenar, sacar la pala, tierra, barro, subir, avanzar unos metros, y volver a empezar.

" Lo municipales", dos trabajan, los demás... aprendemos? Quién hace el fueguito? traje falda!

La casuarina en manos de Manhí.

Colgándome de otros pinos -que encima tenían carbonizada la corteza por el fuego- me encontré con este enraizado entre piedras y arcilla muy floja.


De regreso (Mirtha), entre los tres unas 8 plantas, una es un pino muy interesante.


Algunas ya trasplantadas.

La técnica en sí es casi la misma que la utilizamos en otros lados, y aunque casi es "nada" (como dice Bruno) tal vez los detalles de poner una manta o plástico por abajo del pan de tierra para no romper capilares haya sido lo más destacado, el no tirar, el guarda con los pies, el de quién es este ojo? son cosas repetidas entre los yamadorinenses o yamadoristas.
Resultó que abrazados por el calor del mediodía, y en el instante en que terminábamos de plantar los árboles recogidos, apareció la policía.
Mi protección idiomática que actúa como escudo cuando hace falta era mi única posibilidad de explicación alguna. Silencio profundo mientras la yuta caminaba por entre todos, hasta que uno preguntó por Rock. Era un cliente del vivero, nada más.
Cuando el asterisco deviene en punto, dijo alguno.
El día del examen
Los momentos en la escuela son bien definidos, se pasa del abrazo inicial y las bromas, la música fuerte y la cerveza al silencio de biblioteca horas antes del examen. En los autos, en la posada, entre poda y poda todos andamos con los apuntes. En mi caso es muy raro, me leo y me rio, en las teóricas Salvatore hablaba en italiano, Zezao traducía al portugués y yo trataba de escribir en castellano. Estoy aprendiendo más idioma que bonsái.
Mucha información. Mucha. Fueron más de 18 horas de teoría entre fichas técnicas, cultivos, detalles, experiencias y fotos. Muchas de las cosas se aplican el los prácticos, pero mucha más se viene anotadas en los cuadernos. Este segundo año fue bastante más exigente que el anterior y era hora de ver si estábamos a la altura.
La modalidad fué la misma que el año pasado, se empieza trabajando una planta, sin ningún tipo de ayuda externa (nada se pregunta, nada se comenta) y Salvatore va llamando para el examen oral. Se notaba la expectativa, el silencio y los nervios. El "I still have not found what i´m looking for" en el i-pod de Zé me acompañó por mucho tiempo.


Como en casa, el freezer-microondas se convietió en sala de examen.

Esa, que supo ser mi ventana.

Joao Carlos y Julio.


Herramientas, rafia, plantas, amigos y música, qué más.


Mi planta, y la tijera loca de Tercio.


Gracias Zé, vos confiaste en mi mucho antes que yo mismo.


El después del exámen oral.


Frigerio.


Más examen...


Y más.
Los trabajos finales
Fueron 3 horas hasta que se terminaron los paseos al aula magna "freezer-microondas", y un poco más hasta terminar los árboles. Comentarios de Salvatore, recorrida por cada árbol y la loca sensación de haber hecho las cosas lo mejor posible.

Rock Junior.

Zeza0.

Adriano.

Frigerio.

Manhino.

Daniel.

Calegari.

Julio.

Pedro.
El mío.
El último que apague la luz
Segundo curso adentro. Un año atrás no me imaginaba hablando del Quecus ruber como de mi tía Pina, tampoco me veía "falando" como uno más.
Ah! Daniel terminó el junípero, un cambio en un jin trasero que subió hasta ser ten jin completó la silueta, un shari "a tiza" le mejoró mucho el movimiento del tronco, tres años pidió Salvatore hasta poder sacar alguno vicios.







Foto final, una dispoción particular articulada por Salvatore mientras repetía sin parar "esto me lo enseñó Nacho, esto se hace así".

Siamo fuori.

Siamo fuori
Valija vivero, horas en San Pablo, mil aviones, Milán tan cerca, mi familia tan lejos. Tanta gente que me acompañó, que sin preguntar se arrimó y me ayudó a poder hacer esto. A Clau, a las mellis, mi vieja, Ale, Sandra, Sol, Pancho (mil gracias Pancho), al grupo de los jueves que me dejaron faltar. A Zezao. A Marita, mi sensei, que de alguna manera se la juega conmigo, espero estar haciendo las cosas bien. Todo va muy rápido, todo va muy bien.
Me sigue sonando aquella pregunta de Pablo Filgueira, cuándo me preguntó qué quería ser en esto del bonsái... Esto quiero ser Pablo, no quiero mucho más.
En difinitiva ya sabés, se es lo que se es.
Si que vale la pena.
Martina, ya voy, avisale a Sofi también, un beso de papá.
.

6 comentarios:

JOSE MARIA dijo...

estimado Sergio
En primer lugar los quiero felicitar por haber ya pasado el 2º año, es una alegría ya que aprovecharemos tus nuevos conocimientos en el taller de los jueves, ya te esta esperando el alepo que viste antes de irte, veremos que hacemos.
Muy buenos los trabajos que acá nos mostras y como siempre la policía, ¿tenian permiso?.
Un abrazo.

Tersio dijo...

Sin banda soporte?, bueno teloneros seremos!! sino? nosotros acá de que tocamos ? Suerte
Saludos y Gracias

Anónimo dijo...

Te enseñé a caminar y te mostré el camino, pero sos vos el que tiene que recorrerlo.
Marita

Pablo Filgueira dijo...

Que alegría Sergio!!!
Me imagino tu casa! tus nenas, esa perra de gay que tenes...todos queriendote mucho.
Lo mismo tenes que hacer vos...querer mucho!!!!, con el doble de condiciones que yo ..todo es cuestion de ir mejorando.
Te felicito y estoy muy feliz de que te pase esto...
Pablo Filgueira

Anónimo dijo...

Sergio, felicitaciones por el logro! por fin vamos a tener un profesional del bonsai entre nostros, y me alegra mucho que seas vos.

Pedro Ledesma
pedroledesme@interlink.com

Anónimo dijo...

Felicidades te lo mereces y la gente de los jueves siempre te banca, como esa familia hermosa que tenes. Esther