""

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Tanuki -primera parte-

Una piedrita, dos, un palito, otro con un alga o algo parecido pegado, y uno más grande, parecía una raiz que el ir y venir del agua le había alisado la superficie. Se sentía muy liso. Lo hago tanuki, dije, si hasta ya sé que planta agregarle!
El tanuki a medida que pasa el tiempo va cambiando la forma en que es considerado, para muchos no es un estilo propiamente dicho, para otros una variación sutil del la técnica de madera muerta. Tratemos de ver un poco más allá.

Tanuki es el nombre vulgar que se le dá en Japón al Nyctereutes procyonoides, que es una mezcla de perro con mapache que tiene la particularidad de ser bastante movedizo y de copiar actitudes de otros animales. Tal es así que es uno de los actores importantes de la mitología japonesa. Varios relatos lo tienen como protagonista de cambios de apariencia, muchas veces, después de hacerles beber sake a sus víctimas. Desde tomar la forma de un Buda y gozar de los regalos y atenciones en los monasterios hasta meterse en casas y hacerse pasar por familiares en diferentes días hasta que terminara el invierno. Tanuki es lo que no es. Parece, pero no.


Clásica representación de un tanuki con su botella de sake,
la que utiliza para emborrachar a sus víctimas.




Un tanuki es venerado por otros también transformados.



En bonsái el tanuki se utiliza para dar el efecto de un árbol que increiblemente volvió a brotar, y aunque para diferentes escuelas no se considera un bonsái en sí mismo, muchos de los grandes maestros los tienen en sus colecciones. Aunque es una buena salida para revitalizar grandes obras que mueren, es una técnica que cae facilemente en el abuso, quedando trabajos desproporcionados.
En la tabla de excesos y descontrol de ansiedad a la hora de trabajar -EDATRA-, el tanuki ocupa el cuarto lugar. Esta tabla refleja los estados de una planta al recibir los errores de trabajo y cultivo, fruto de no aprender a esperar (tabla: shari muy largo, jin muy estirado, azotado por la muerte, tanuki, tutor de potus, percherito, madera ideal para el fuego del asado).

Hacer tanuki es relativamente sencillo, respetando los pasos de conservación de la madera muerta y dándole el tiempo suficiente a la planta que acompaña dicho tronco para que engorde. Lo mágico es el efecto final. Parece un terrible bonsái. Pero no es…, ¿cómo que no?, es. ¿Es?

En nuestro país es una técnica muy usada, lamentablente en algunos casos se usa en forma desmedida, y en muchos aspectos, haciendo creer cosas que no son.
También es llamado el estilo del ave fénix, que revive de su propia muerte.
Dos aspectos para la misma técnica, engaño / vuelta a la vida.
Hacer bonsái incluye, entre otras cosas, aprender a elegir.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

EL TANUKI PERNIAKI JUGABA DE 3, PERO PARECIA QUE JUAGABA DE 4, EL TANUKI FASSINIKI ERA PINTOR PERO PARECIA COMENTADOR DE FUTBOL, EL TANUKI RANNIKI ERA ESCULTOR PERO PARECIA ACTOR, Y ASI UNA LISTA INTERMINABLE DE TANUKIS FAMOSOSKIS QUE PARECIAN LO QUE NO ERAN.
EL DE LA FOTO ES STITCH EL AMIGO DE LILO?

Rodrigo dijo...

Yo tenía un bonsai en la ventana, que me había dado un amigazo con la premisa: "cuidalo, no sea cosa que lo tengamos que hacer Tanuki".
En su momento pensé que se trataba de una comida oriental (y no precisamente de Uruguay), pero ahora lo entiendo todo.

Anónimo dijo...

Sergio, gracias por hacer simple lo que muchas veces parece difícil. Con la soltura con la que explicas entiendo mucho mas facil.

Beto, Cañuelas

Anónimo dijo...

GRACIAS A UN AMIGO QUE ME PASO EL DATO CONOCI ESTA PAGINA, ME RESULTA MUY INSTRUCTIVA Y ME DA UNA VISION DIFERENTE DEL APRENDIZAJE Y VALORACION DEL BONSAI, CONTINUEN ENSEÑANDONOS ALGUNOS SECRETITOS PARA HACER Y MANTENER NUESTROS ARBOLITOS.

CACHO, CASTELAR.