""

lunes, 1 de septiembre de 2008

Como hacer un bonsái -Segunda parte: lo simple-


Tal vez sea una cuestión genética, un souvenir del crisol de razas, el déjà vu de nuestros abuelos... que se yo, algo que hace que lo difícil sea lo importante, lo que te hace sobresalir, la forma de que las miradas se junten en vos (y aunque pongas cara de que a vos no te pasa, sabés que es así). Ahora el ¿por qué?, eso también lo sabe cada uno.
¿Será que molesta la simpleza, que no paga lo que debería?
Árboles rebuscados, formas que se basan en el movimiento moderno del bonsái, seguidores de Kimura, todos, de una u otra forma tratamos alguna vez de hacer esa loca "vena viva" que distinga nuestro trabajo. Lo extraño es que en las muestras se escuchan diferentes comentarios, los "casi Kimuras" arrancas frases pasionales, los otros, los simples, los que se parecen al mismo árbol pero en grande transmiten paz. En unos, la mano del artista a pleno, en los otros, la armonía de la naturaleza.

Leer el árbol, aprender a simplificar
Los elementos y principios del diseño son las herramientas necesarias para cualquier arte.
Línea, volumen, textura, dominio, etcétera, etcétera, etcétera. Pero también está el alambre, las barras de hierro, las cintas de goma. ¿Hacer que se note mi trabajo o hacer que mi trabajo armonice con el árbol?
Loco... tantas reglas tan rígidas y tanta libertad para trabajar.
Los pasos tradicionales: buscar el nebari, la línea del tronco, la posición de las ramas, podar, alambrar, trasplantar, ver crecer. Simple.
¿Y si es tan simple por qué complicamos las cosas con movimientos antinaturales y torceduras dignas de una gimnasta rusa?
Lo bello está en lo simple. Ya nadie escribe grafittis como este. Pero todos lo sabemos.
Lo simple va acompañado del conocimiento. El conocimiento de la investigación. La investigación de la experiencia y de las dudas. Las dudas... si las dejáramos aparecer en vez de repetir y aceptar lo que nos dicen...
Busco lo simple. Trato de simplificar. No siempre puedo. Casi nunca puedo.
Dejá las reglas Sergio (me dijo Roberto Gerpe discípulo de Naka), si ya las sabés, dejalas. El bonsái sale del corazón. Sé simple. Sé bonsái.
Lo simple se nota. Se nota también el esfuerzo por ser simple. Economía de recursos lo llaman otros, agregar vacíos dicen aquellos más estudiados.

Estar en el árbol, sentirlo y leerlo para poder aprovechar el potencial que cada bonsái trae consigo.

Hombre simple... de tan simple...
te regala... rosas en los sueños...

la absurda gloria, de la mano de la euforia
pasa de largo, de la mente del hombre sabio

no los humillen, están peleando
el tesoro mas humilde, el trabajo te mantiene sano*

Una vez, Hidaka-san, hombre que tiene muchas muchas primaveras encima me explicaba la forma de cultivar pinos negros desde semillas, mi insolencia de nuevo bonsaísta me llevó a preguntarle para qué plantaba semillas, si el pino era re lento y él no vería a esas plantas convertidas en bonsái.
–El placer está en verlas brotar, me dijo. Simple.

el hombre que prefiere despertarse con un beso
el hombre que no tranza en algo sucio y nada de eso
hay que dejar de lado la comodidad
y lo que te llevo a pararte y mirar

*Hombre Simple, Los Cafres.

4 comentarios:

MIMOZO dijo...

ME GUSTA MUCHO LA ONDA QUE LE PONES AL BLOG, TE ESTAS SUPERANDO, NO TE AGRANDES Y SEGUI ASI PORQUE YA LO DIJO EL SABIO: "AQUEL QUE SE ENCONDE DETRÁS DE UNA MÁSCARA DE ALEGRÍA ES UN HOMBRE TRISTE. AQUEL QUE SE ENCONDE DETRÁS DE UNA MÁSCARA DE SIMPATÍA ES UN HOMBRE SOLITARIO. Y AQUEL QUE SE ESCONDE DETRÁS DE UNA MÁSCARA DE ROUGE Y RIMMEL ES UN TRAVESTI"

liliana dijo...

Ups, vaya tema!!!! Da para charlarlo largo y tendido, mates de por medio. Tal vez, lo que hagamos, sea trasmitir nuestra personalidad al "carácter" del árbol. Tal vez, el retorcer, sea algo más que aprender, para luego adoptar o descartar.
Me encantó el tema.
Algo más para procesar.

Anónimo dijo...

la verdad no dejas de sorprenderme sergio sos un grosso!!!.
haces las cosas tan simple...
yo soy nuebo en esto del bonsai pero es algo que me apasiona y si hay algo que agradesco es haber caido en bonsai estudio y conocer a todos eso marabillosos companeros quetengo..

salu2

kaly

Aqua dijo...

Sigo viniendo por acá y me sigo sorprendiendo. Encantador post, Sergio. Definitivamente coincido en lo de la simplicidad. De hecho creo que aplica no sólo al arte del bonsai, sino a muchas otras cosas. Yo, en lo personal, prefiero disfrutar lo simple, lo minimalista (o, como dijiste: lo wabi).
Abrazo!